LOS 7 PECADOS CAPITALES Y LAS NECESIDADES DE TU CLIENTE

Si mal no recuerdo, en la última sesión analizada estuvimos hablando sobre la importancia que tiene una idea de negocio en el desarrollo de una empresa, la cual sin duda es de gran relevancia. Ahora es hora de ver lo que viene después de generar esa idea tan valiosa, el proceso emprendedor.

Algo de lo que ya tenemos conocimiento es que al emprender un nuevo proyecto para comenzar una empresa, sabemos que existen dos caminos principales que podemos elegir, la venta de productos o el préstamo de servicios. Esto lo tenemos claro así como también sabemos que cualquiera que sea el camino, lo importante será que los clientes nos prefieran como empresa por encima de todos aquellos que ofrezcan algo similar a nosotros. Y es por eso que el artículo que comparto contigo en esta ocasión tiene que ver con esa parte tan importante para nosotros, los clientes. Agradezco una vez más a Javier Megias y a su página www.javiermegias.com de donde se han recopilado interesantes publicaciones de su autoría, las cuales con gusto comparto en este blog.

LOS 7 PECADOS CAPITALES Y LAS NECESIDADES DE TU CLIENTE

shutterstock_132536030

Es inevitable la necesidad que surge en los empresarios de cambiar continuamente los productos y servicios con el objetivo de seguir en la preferencia de los clientes. Esto a veces resulta innecesario cuando las preferencias de los clientes son las mismas, por lo que es necesario tomar otras medidas. Es conveniente volver a nuestras raíces y reinterpretar al cliente en clave de los 7 pecados, lo que nos puede ayudar a detectar otras necesidades o trabajos no resueltos.

PEREZA – TRABAJAR MENOS: Posiblemente uno de los pecados más universales, todo el mundo buscamos el camino del mínimo esfuerzo, evitando actividades que nos resultan aburridas, mecánicas o repetitivas, prefiriendo dedicarnos a actividades más placenteras… con lo que cualquier producto o servicio que nos ayude a evitar esas molestias y centrarnos en disfrutar será muy bien percibido.

ORGULLO – SENTIRSE MEJOR CON UNO MISMO: El ego es sin duda una de las bases de la sociedad occidental, y cualquier producto o servicio que ayude a que alguien refuerce su propio ego y se sienta mejor o más importante tendrá buenas probabilidades de éxito. La vanidad es otra de las caras de la moneda del ego, así que conseguir que la gente crea o aparente algo que no es también puede ser una aproximación interesante.

IRA – RELAJARNOS Y LIBERAR ESTRÉS: En la sociedad moderna tendemos a acumular grandes dosis de ira y estrés, sin mecanismos fáciles para liberarlo. Cualquier negocio que ayude a sus clientes a relajarse, eliminar sentimientos negativos y estrés tendrá buenos visos de funcionar. La clave es comprender y aprovechar los momentos o puntos en los que nos sentimos más proclives a aceptar un mensaje de la necesidad de relajación, típicamente cuando más estresados estamos).

LUJURIA – CONSEGUIR EXPERIENCIAS PLACENTERAS: Posiblemente este sea el pecado que menos explicación requiere: el sexo y todas sus derivadas vende. La clave es entender que la motivación final puede ser el sexo, pero alrededor de ello existe todo un camino o ecosistema de aspectos relacionados que no debemos olvidar (por ejemplo, las cosas que podrían ayudar a “ligar”). Todo lo que rodee a este mundo y sus derivadas (experiencias sensuales o placenteras) sin duda tendrá un público amplio y motivado.

GULA – ACUMULAR COSAS: Aunque la lectura más obvia es la relacionada con el consumo de bebidas y comidas, cada vez más sofisticadas y caras, la realidad es que existe otra forma de verlo: vivimos en una sociedad donde el consumismo lo impregna todo, y tendemos a guiarnos por el deseo de acumular cosas, más que por utilizarlas. En este escenario, todo lo que potencie la compra compulsiva de objetos que no son necesarios, generando la necesidad de coleccionarlos estará enfocado a explotar la gula, así como cualquier negocio relacionado con la alimentación o el consumo de alcohol.

CODICIA – GANAR MÁS O GASTAR MENOS: Otro de los aspectos que sin duda mueve el mundo es el dinero. Además, en la situación actual donde cada vez más gente tiene problemas económicos, los negocios que utilizan la promesa de ahorrar dinero, de financiar la compra de artículos sin intereses o que permiten ganar “dinero fácil” están teniendo mucho éxito. Otra de las caras de la moneda de éste pecado capital son aquellos negocios que permiten que la gente pueda acumular más riquezas, como marketplaces de artículos de lujo, brokers de bolsa…etc.

ENVIDIA – SENTIRNOS SUPERIORES (O INFERIORES): Uno de los pecados más cercanos al del orgullo y que más habitual resulta en la sociedad actual. Aquí se engloba cualquier producto o servicio que sirva para despertar la envidia de los demás o para ejercitar nuestra envidia sobre otros. Una de las variables más en boga es ésta ultima, apoyada con la proliferación de los programas del corazón, cotillero…etc.

Sería bueno si cada emprendedor pasara su producto o servicio por el filtro de los pecados capitales tal y como Javier Megias nos lo menciona, con eso se darán cuenta de la cantidad de pecados con los que cuenta. Es importante saber que pecados se le deben satisfacer al cliente. El secreto está en capitalizar estos pecados de la mejor manera y no verlos como algo malo sino como posibles aliados en el marketing de nuestra empresa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s